Blog

He escrito este artículo basándome en las investigaciones de la psiquiatra francesa Marie-France Hirigoyen y mi propia experiencia tanto en el trabajo con grupos de desempleados como con mujeres que han padecido el acoso en el trabajo.

 

“Se entiende por conducta abusiva, los comportamientos, gestos, palabras y escritos que puedan atentar contra la integridad psíquica o física de un individuo, su dignidad y puedan poner en peligro su empleo o degradar el clima de trabajo”.

El acoso en el trabajo no es un fenómeno nuevo, ahora se lo llama mobbing y actualmente los sindicatos, médicos laborales y mutuas comienzan a interesarse debido al absentismo y bajas laborales que produce por depresión, ansiedad u otros síntomas.

Esta guerra psicológica incluye dos fenómenos:

  • El abuso de poder
  • La manipulación perversa

El acoso nace de forma anodina y se propaga insidiosamente, al principio las personas acosadas intentan no sentirse ofendidas, pero lo que constituye el fenómeno, lo instala y lo perpetua, es la repetición de las vejaciones y humillaciones. La relación asimétrica no hace más que fortalecer el acoso y los compañeros de trabajo por bajeza, miedo o por complicidad no intervienen fortaleciendo de esta manera la asimetría y dejando a la víctima en una posición de acorralamiento. Cuando la persona es acosada comienza un fenómenos circular.

La actitud del agresor genera ansiedad y una conducta defensiva que a su vez genera nuevas agresiones.

A medida que el conflicto evoluciona se producen fenómenos de fobia recíproca, miedo de parte de la víctima y rabia en el agresor.

Normalmente el conflicto degenera porque la empresa se niega a entrometerse y poner un límite enérgico.

Las víctimas contrariamente a lo que se piensa no son personas débiles, sino que son personas que se revelan contra el autoritarismo de un superior. El acoso se vuelve posible porque hay una descalificación de la víctima –que el grupo acepta y avala- Esta depreciación justifica posteriormente la crueldad y conduce a pensar que se merece lo que le ocurre.

La situación de acoso puede comenzar cuando una empleada comunica su embarazo o su casamiento y su jefe piensa que dejará de estar a su disposición.

Con un empleado nuevo en una oficina pública con gente que lleva trabajando muchos años, en un grupo de hombres cuando entra una mujer. (Sexismo, racismo) A veces el acoso es suscitado por un sentimiento de envidia de alguien que posee alguna cosa que los demás no tienen (bondad, juventud, riqueza, cualidades). Ej. Jóvenes titulados con jefes poco formados.

 

Veamos dos ejemplos.

P. entra a trabajar en un Juzgado de una ciudad de Provincia, es la más joven del equipo, compuesto por mujeres mayores que poseen esa plaza fija hace ya más de 20 años.

Estas mujeres soportan hace años la misma rutina y el incremento constante del trabajo, las bajas de compañeras, vacaciones, ausencias y la entrada y salida de interinos sustituyendo las bajas mencionadas.

 

P. comienza a trabajar como lo había hecho hasta el momento en todas sus sustituciones se muestra efectiva, rápida, y eficiente, saca trabajo y pone al día expedientes que estaban estancados hace meses. Al grupo su eficacia le molesta, pone de relieve su inoperancia y desgano.

Comienzan las malas caras, malos tratos, indirectas, mentiras, recortes de información para que comience a equivocarse y dude de su trabajo. Se la pone en evidencia delante de jefes y clientes.

P. empieza con síntomas de angustia, tristeza, desgano para ir a trabajar, alergias en la piel, falta de apetito, mala digestión… finalmente el médico de cabecera le da la baja por depresión.

 

L viene de un país de Latinoamérica tiene carrera universitaria, reconocida y homologada en España, sin embargo tiene que aceptar un trabajo por debajo de sus conocimientos y experiencia como administrativa en una inmobiliaria. No obstante está feliz de haber conseguido trabajo y empieza muy motivada.

El grupo de administrativas no pose estudios universitarios ni de grado, Ya llevan tiempo en la empresa, empiezan con ataques sutiles a su color de piel, a sus estudios, su manera de vestirse, su eficiencia les molesta, si L Propone una mejora, esta es rápidamente desestimada, las cosas siempre se hicieron así y así seguirán. Se ríen de ella cuando lleva un pastel y zumo para festejar su aniversario, lo distinto las incomoda, les molesta. El tono de las burlas aumenta, P empieza a sentir angustia antes de ir a trabajar, miedo, desgano y tristeza.

Finalmente acuerda con su jefe ser puesta en el paro, pasa un año con depresión y es medicada.

El miedo al desempleo no explica por si solo el acoso. Para mantener el poder y controlar al otro, inicialmente se desbarata su sentido crítico, ya no sabe quien tiene razón y quien no, se lo somete al stress, se lo riñe, se lo vigila, se cronometra su trabajo, se lo induce al error, se lo mantiene en vilo constante.

El acoso atraviesa distintas etapas que comparten un punto en común: la negación de la comunicación.

La conducta perversa no persigue solo el poder, sino la utilización del otro como un objeto.

El acoso es siempre el resultado de un conflicto pero degenerará en acoso si se dan ciertas condiciones: deshumanización de las relaciones laborales, omnipotencia de la empresa y complicidad con un individuo perverso.

Es posible que una persona que no había pasado previamente por una situación similar se vea en un momento determinado acosada y padeciendo a un perverso.

Muchas veces los síntomas psíquicos y físicos son los que advierten a la persona de lo que está ocurriendo y generalmente es su entorno la que posibilita el cambio y acompaña a la víctima en su proceso psicoterapéutico de recuperación.

Carola Sagasta

 

Author: Carola Sagasta

Soy Lic. En Psicología graduada en la Universidad de Buenos Aires, Título homologado por la Universidad de Girona. Poseo un Máster en Organización Estratégica de RR.HH. y otro en Mediación Familiar realizado en el Colegio de Abogados de Barcelona.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies